martes, 24 de febrero de 2009

Hasta pronto, abuelo...


Enmudecí hace tiempo.
Hoy aprieto fuerte el puño para garabatear esta torpe carta,
con la palabra ronca, y el corazón temblando
.

Madrid, 24 de febrero de 2009

Querido abuelo Luis,


Hace tan sólo un par de meses, en diciembre de 2008, nos enviaste a Oscar y a mí una pequeña carta para felicitarnos. Me resultó muy tierna, porque hiciste el esfuerzo de escribirla a máquina, y estaba salpicada de graciosas erratas y correcciones que sólo la hacían más tierna a mis ojos.


La tengo delante, y estoy repasando renglones y parándome en tu firma, a mano, con esa caligrafía tan tuya, tan impecable. Y se me saltan las lágrimas, porque nunca llegué a contestarte... La tenía aquí, sobre la mesa, y cada vez que la veía sonreía y pensaba el tipo de carta que te escribiría, bromeando con Oscar sobre todos los temas que podría sacar para hacerte sentir importante... Porque lo eras, con tus pequeñas manías, tus rituales, costumbres y gestos. Con tus chatos, tus paseos, tus idas y venidas, tus anécdotas (la puerta del Piel de Toro, que no abría cuando acercabas la muleta...).

Abuelo, echaré de menos tus relatos, tus recuerdos, esa forma tan tuya de hablar de “Fulano”, el “que chateaba con Laureano y Germán el de la Ferretería de Arias”. Ya no podrás enseñarme las fotos plastificadas que llevabas en la cartera, no podremos juntarnos en verano a celebrar tu cumpleaños, no te veré hacer crucigramas con la cervecita al lado, ni hacer trampas con las sopas de letras, pasando por encima la regla...

Pero tú sí podrás vernos y sonreír orgulloso viendo cuánto te queremos.

Y espero que ya estés poniéndoles la cabeza loca a los de ahí arriba, contándoles, mientras señalas con el dedo, todo sobre tu familia y sobre ésta de aquí, tu nieta, “sí hombre la que trabajó en Cambridge”, o “Grinfis”, como tú decías... Seguro que no te importa que te coja prestada la frase, abuelo: “Que quien nos junta aquí nos junte en la Gloria Celestial”

Te queremos


15 comentarios:

Mar dijo...

Me uno a esas lágrimas de adiós, abuelo. O tal vez de un "hasta pronto". Siempre estarás con nosotros. No te librarás tan facilmente de los que te quieren.

Todavía me acuerdo de esos panecillos que guardaba en sus celebraciones de cumpleaños y que luego nos entregaba con la fecha a modo de recuerdo.

O esas conversaciones tan amenas e íntimas a la vez, que mejor no mencionar en público, verdad manita?

Olvidaste mencionar que quien le hable de usted, paga la ronda!.

Aquí nunca se te va a olvidar y se te va a echar mucho de menos...

Un abrazo ... a los dos...

Soraya dijo...

La Familia Soria, nos unimos al dolor que estais pasando, y os damos todo nuestro cariño y apoyo en estos dificiles momentos.

Nosotros tb recordaremos al "Tío Luis" con mucho cariño.

Soy Soraya, la nieta mayor de German (el de la Ferreteria Arias). Desde siempre el "tio Luis" ha sido uno más en nuestra familia, tengo varios, aunque ya por desgracia, vagos recuerdos de cuando era bien pequeña y el tío Luis me "hacia rabiar" con sus bromas, o cuando me daba aquella famosa y ya casi olvidada moneda de 5 pesetas... cuando me veía.....

Hoy es un día triste, pero estoy convencida, que mi abuelo german y el tio luis, estan ya compartiendo sus risas y bromas, y desde ahí "arriba", allí donde esten, de alguna manera u otra, nos van a estar cuidando.

Solo deciros que recordeís a vuestro abuelo, tal como era, con sus manias, sus virtudes, sus defectos...sus sonrisas, sus anécdotas... yo lo hago con el mío, German, todos los días. Seguramente, de alguna manera sé que el tb lo hará conmigo.

Vuestro abuelo, seguro que está feliz de tanto cariño.

Un abrazo muy fuerte.






Hoy,

ybris dijo...

Aunque sea por tan triste motivo, me alegra volver a leerte tras tanto tiempo.
Mi pésame por esa pérdida.
A pesar de que casi no conocí a mis abuelos sé muy bien de marchas inoportunas.

Besos.

doble visión dijo...

Desde la distancia, en estos casos, alcanza sólo con poner la firma detrás de un abrazo virtual muy, pero muy fuerte.

marcelo

theNestruo dijo...

Ánimo

Caminante dijo...

Vaya, son duros esos momentos, pero para siempre tendrás el regalo de los recuerdos que, por lo que dices, serán duraderos y vívidos.

Un besazo,
Paco.

manuel_h dijo...

lo siento.
Una pena que el motivo de esta reaparición sea tan triste.

besos

eika dijo...

Amiga C. te dejo mis palabras de condolencias.

La pérdida de un ser querido es una enseñanza muy cruel de la vida. Asumir el dolor es de grandes. Hermoso texto el que compartes, buena terapia para apaciguar la angustia.
Nada de lo que diga cambiará la realidad, esa que estás viviendo.

Solo puedo ofrecerte mi apoyo lejano, pero cercano de cariño.

Un abrazo muy, muy fuerte.

Eil!

ipi dijo...

Siento de verdad que se haya ido "El Señor Luis". De pequeña siempre me pareció un señor muy importante y no me cabe duda de que así lo era.
Le recordaré con cariño y con esa idea que tenía de él: un señor... y además importante. ¡Sea un chato por él!
Me alegra volver a leerte aunque sea para hacerme soltar alguna lágrima más que uno a las tuyas.
Espero que tengas miles de razones para hacernos sonreír y disfrutar de tus palabras.

Anónimo dijo...

Hemos sentido de veras la perdida de "señor Luis" como le conociamos todos.Fue un gran amigo para German "el de la ferreteria",el unico amigo verdadero que le quedó cuando su salud disminuyo y sus paseos se hicieron mas escasos,el que le acompaño en las mañanas de domingo con una charla y unas risas,siempre le recordaremos con cariño y agradecimiento.Familia Soria-cascon.

brujilla lu dijo...

prima... a veces sobran las palabras y estoy segura de q el abuelo luis sabía cuanto le queriamos todos y sabrá q siempre le llevaremos en nuestros corazones... siempre recordaremos esa risa inconfundible tras esas historias interminables con siempre 40 y pocos años...las fotos plastificadas en la cartera, la cuchara sopera para el postre, las sopas de letras y crucigramas, esas obras de arte en forma de madera y esa letra tan preciosa e inconfundible...
echaré tanto de menos q siempre m dijeras q tengo 18 y me preguntes x juanito... t echaré tanto de menos abuelo.... te quiero

malili dijo...

En poco tiempo estamos perdiendo a demasiada gente en nuestra familia.
Cada día me resulta más doloroso asumir que no veremos más a tu abuelo. Lo pasé mal el día del padre, y lo pasaré mal cada vez que no se vuelvan a hacer las cosas que eran como un rito: Su cumpleaños, la Navidad, sus llamadas por teléfono, a veces para "recordarnos" cosas, en fin, sus manías, sus historias, sus chistes, el empeñarse en que teníamos que conocer a éste o a aquél, dando pelos y señales de sus familiares y amigos...
Comía poco, pero el postre no lo perdonaba, eso sí, con cuchara grande. LLevaba siempre fotos de sus nietos, y últimamente también de sus bisnietos, plastificadas, y las enseñaba orgulloso a todo el mundo. Cuántos niños habrán comprado chuches con las propinas del abuelo, siempre fue muy dadivoso, y cuántas invitaciones en los bares, a conocidos y a acompañantes. Muchos recordarán sus
buenos tiempos, cuando saludaba a todos, recorría unos cuantos bares pidiendo un vino con mucha gaseosa, porque tenía que seguir la ruta y no quería pasarse...
Muchas cosas que recordar, porque es lo único que nos queda.

Besos miles

Vania Valentina dijo...

Ni sé quién eres y muy probablemente no lo sepa jamás.
Pero tu carta me inundó el corazón de triste alegría.
Más allá de la pérdida, es lindo ver que pudiste hacer algo hermoso con aquéllo que no le pudiste decir en vida.

Estoy segura de que ahora y antes él conocía estas, cada una de tus palabras.

Desde la virtualidad, mis condolencias.

Vania dijo...

El silencio quizás se apague y se vuelva letras este año más que otros.
Gracias por tus palabras mujer.
Espero sinceramente que tu ausencia no dure por mucho, porque todavía me gusta pasearme con curiosidad por tu blog, esperando leer palabras nuevas.
Es una pena que haya podido satisfacer las ganas a costa de una pérdida tuya. Aún así, confío en la saboduria de tu autoexilio.

apa dijo...

Yo también recordaré al abuelo Luis. Me tomé unas cuantas cañas con el en el Cubino. Que gran persona era y aunque ultimamente lo veia muy de tarde en tarde siempre le recordaré con una sonrisa en los labios.

Hasta siempre Luis.