miércoles, 11 de octubre de 2006

Saber de ti


Jamás sabré quién soy
si no me dejas ahondar en tu inocencia.

Jamás sabré de ti
si no sé anticiparme
a tus otoños, al sabor
de todos tus suspiros,
al grito de tu vientre
entre los pliegues callados
de tu almohada.

Jamás sabré quién soy
si sólo con pensarte
no creo en tu presencia.
…/…

Extracto de Preludio de Tormenta

12 comentarios:

EiKa dijo...

Aaahhhhh.......

Bello... bello... bello texto.

Saluditos presentes (n.n)

peter k dijo...

y o tú

manuel h dijo...

es bonito leerte y es bonito este poema, y peligroso: dan ganas de enamorarse otra vez y sentir que era así, y así se respiraba, pero a la memoria es difícil ponerle diques. Supongo que los tres últimos versos son un aviso, y me quedo con ganas, también, de leer el resto del poema.

besos

Sandra Becerril dijo...

para pensarse...

besos

Angus Scrimm dijo...

Me ha gustado, pero hay tan poca gente que se deja conocer...ufff(suspiro)

Lágrima del Guadiana dijo...

Muchas gracias, Eika. A veces la sonrisa más inocente es la que nos da mejor a conocer...

Un abrazo

Lágrima del Guadiana dijo...

Abrazos jeroglíficos, Peter = a ti...

Lágrima del Guadiana dijo...

¿Para qué ponerle diques, Manuel? Dejemos que se desborde, que nos desborde del todo...

Queda Vd avisado: el resto del poema puede crear (que no clarificar) nuevas dudas :-)

Un besote

Lágrima del Guadiana dijo...

...para sentirse: es la única forma de llegar a conocer...¿no crees, Sandra?

Besos

Lágrima del Guadiana dijo...

Hay miradas que se saltan todas las barreras del entendimiento y acarician la esencia del otro, si se sabe mirar más allá de las pupilas...

Pero eso tú ya lo sabías :-)

Un abrazo, Angus

Askonigsberg dijo...

q bonito, q ganas de saber, de conocerlo... no todo, sin dejar de sorprenderse...

abrazos

*curiosa triple ubicación, q compartimos (siempre que puedo)

Lágrima del Guadiana dijo...

Gracias, Askonigsberg.

No es que tenga el don de la ubicuidad, pero uno echa raíces aquí y allá...no es de extrañar que me sienta dividida...

Me alegra saber que tengo un vecino en las tres paradas...

Un abrazo