lunes, 25 de septiembre de 2006

Perdida

Me he vuelto a perder la madrugada
como quien pierde el bus,
el mechero o las llaves.
Estaba distraída
vagando por la idea de tus labios…

19 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Bravo,me encanto este poema.

Un abrazo de un poeta en Madrid.

Angus Scrimm dijo...

Perderse por ideas umnnn qué bueno!

Anónimo dijo...

...menos mal que no te perdiste por sus besos...


http://elsexodelasmoscas.bitacoras.com

Lágrima del Guadiana dijo...

Muchas gracias por tu visita, Leo. Me encontrarás pronto en tu blog, fiel a la cita :-)
Un abrazo

Lágrima del Guadiana dijo...

A falta de otros contornos, incluso la recreación de ciertos recuerdos (¿o fueron sueños?) puede hacerme perder el rumbo...

Un beso, Angus

Lágrima del Guadiana dijo...

No estoy segura,FMOP... quizás hubiera preferido perderme por sus besos, aún siendo consciente de que luego no habría recordado el camino de vuelta a la realidad.

mamen somar dijo...

A eso me refiero cuando digo lo de
"perderme la vida por querer vivirla contigo, (él)".
Y mira que intento, sin remedio, seguir con el argumento que dan las horas de cada día pero no puedo dejar de desear perderme la vida para encontrarme en sus ojos...

Tus letras y mi corazón son de la misma talla, un guante.

Besos, muchos, lágrima.
Mamen

teardrop dijo...

Vaya, ahora ya no recuerdo un momento en el que no estuviera distraido...

manuel h dijo...

Supongo que es el verbo distraer lo que hace que este poema no sea triste, siéndolo un poco, y eso me gusta mucho.
Me gusta porque, aunque a lo mejor no era tu idea (en los coments hablas de recuerdos), cuando uno se distrae en una idea así (aunque sea de madrugada, la peor de las horas), suena a futuro, a saborear de antemano lo que va a venir. E incluso en lo nostálgico, me sabe a recreo, más que a añoranza.

¡vaya comentario, mil perdones, pero no voy a ponerme a borrarlo para escribir otro, que se me echa encima la madrugada!

besos

Lágrima del Guadiana dijo...

Por eso mismo cada vez me distraigo más, semiconsciente de que los días pasan y yo me quedo, pero no sé dónde y desde luego no donde quisiera quedarme...

Tu corazón no tiene talla, Mamen... ¿No te lo habían dicho?

Un abrazo fuerte, mecanografiado y canjeable cuando quieras :-)

Lágrima del Guadiana dijo...

Me has hecho sonreír, Teardrop. No salgas del ensimismamiento...

Besos cómplices

Lágrima del Guadiana dijo...

¿Mil perdones? ¡Pero si me ha encantado! Y no te haces una idea de lo acertado de tus divagaciones de amanecida...

PD: déjate atrapar por la madrugada más a menudo...y sígueme escribiendo desde el limbo. Es fantástico leerte.

Un besote trasnochador, Manuel

peter k dijo...

Ante todo... alegria.

y despúes del bus llega la búsqueda de los besos acuáticos y se hace más chica la distancia y la respiración, y se ve, si hace falta, que la sirena me da esa espalda que me atrae, mientras sonríe haciendo caso omiso a las alegres estadísticas de este futuro que no es hoy...¿Vale?

montes de Besos abisales.

(

peter k dijo...

por cierto, solo quería decirte que he encontrado tu mechero o tus llaves o tu bus o tus madrugadas.
Estaba concentrado en cualquier excusa que me acercara a ti...

Lágrima del Guadiana dijo...

¡Vale! ¿Dónde tengo que firmar?
Te dejo un par de escamas en depósito...

Besos oxigenados (para que aguantes la inmersión):-)

Sherezade dijo...

A veces es mucho mejor perderse las madrugadas...

Miguel dijo...

estaba poniéndole música a tus palabras
y eso que de música no sé mucho pero leyéndote es fácil inspirarse

Lágrima del Guadiana dijo...

Gracias por tu visita, Sherezade.
No te lo había dicho, pero tengo tu receta de los gestos medidos grapada con cuidado en mi memoria. Espero poder elaborarla algún día, aunque se rompa el molde y se me quede el corazón lleno de harina...

Un abrazo

Lágrima del Guadiana dijo...

Muchísimas gracias, Miguel ¿Y qué música, o qué imagen, le pondrías? Tiendo a perderlo todo o a perdeme yo entre todas las cosas...pero quizá con una melodía pueda recordar el camino de vuelta a casa...

Un abrazo